Bienvenido al Coaching con resultados.

Actualizado: 23 de sep de 2019

Casi todo el mundo quiere un cambio, pero pocos quieren tomar acción. Todo el mundo quiere tener el músculo pero sin hacer el esfuerzo que el ejercicio que conlleva.


Si de verdad quieres lograr un cambio, es necesario que te comprometas a hacerlo con totalidad. Tienes que abandonar la idea de “voy a intentarlo”, hay que prepararse y dominar el tema. Solo con hablar sobre lo que quieres cambiar no es suficiente.



Mis clientes me dicen: Me gustaría adelgazar, mejorar mi relación de pareja, o encontrar una pareja, cambiar de trabajo, emprender un negocio… pero no saben cómo hacerlo. La verdad es que no han hecho los cambios necesarios en sus emociones y en su psicología, para afrontar el proceso.


Hay una forma de lograr cualquier cambio en tu vida y que además no es muy difícil, pero requiere constancia. Piensa en esto: ¿Quién no se enfada, se frustra o deprime alguna vez?. Afortunadamente, tu vida no la controla aquello que ocurre de vez en cuando, sino lo que ocurre constantemente. Y aquí viene el secreto: lo que sea que quieres mejorar, mejor te asegures de medirlo más a menudo. Si, por ejemplo quieres perder peso pero no haces dieta y nunca miras la báscula, podrás engordar 10 kg antes de que te des cuenta, ya que te ocurre lentamente. En un negocio las cosas van bien y parece que de la noche a la mañana todo se desmorona, pero esto no es así.


Tanto el fracaso como el éxito no llegan de repente, llegan a través de pequeños momentos, de pequeñas decisiones. El fracaso comienza con esa llamada que no hacemos, ese tiempo que no nos dedicamos a nosotros mismos, ese te quiero que no decimos, vivir reaccionando ante el mundo que constantemente está pidiendo tu atención. El éxito viene también a través de pequeñas cosas; tener detalles, tomarte el tiempo para cuidar tu cuerpo, tu espíritu y tus emociones, tener un plan de acción y medir el progreso. Eso sí, tienes que involucrarte en el proceso.


¿Y cómo logramos dominar algo? Normalmente te convertirías en un aprendiz, te colocas cerca de alguien que ya hace lo que quires aprender y después de mucho tiempo dedicado, observando y copiando lo que él hace, tú te conviertes en experto. Hoy, la gente no tiene paciencia, quieren lograr todo de forma inmediata. Van a por aquello que creen que les satisface y en cuanto ven que ya no lo hace pasan a lo siguiente. Esto pasa con el coche, la pareja, el trabajo, amigos…


Si quieres lograr un verdadero y extraordinario salto en la calidad de tu vida, tienes que prepararte para ganar. Tienes que prepararte para el proceso que te permitirá consistentemente crecer, consistentemente disfrutar y consistentemente producir los resultados que persigues realmente.


No importa que area de tu vida quieres cambiar, el coaching es una de las mejores herramientas en el mundo. Un coach tiene perspectiva, porque podemos ver lo que tú no ves, al estar inmerso en el problema, nosotros estamos fuera. Los deportistas tienen coaches que no son mejores atletas que ellos, no se trata de estar por delante o de tener mayor conocimiento. Se trata de alguien igual a ti, al que le importa profundamente tu bienestar y que a la vez tiene las habilidades necesarias para guiarte cuando lo necesitas. Todo somos atletas en la vida, todos podemos beneficiarnos de la ayuda de un coach que nos oriente con perspectiva. Imagina que estás dentro de un videojuego en el que alguien de fuera, tiene mejor visión del terreno y te va indicando por dónde ir.


Claro que hoy día cualquiera se auto-denomina coach, es ridículo.

Ser coach está de moda. Obtener un certificado que te acredite no es difícil. Lo importante de verdad es que esa persona produzca resultados que sean medibles para ti. Yo, además de un título, tengo mi propio sistema, un resultado que he extraído de lo mejor de todas las estrategias y terapias que he probado en mí misma a lo largo de los años y que aplico en las terapias individuales con resultados increíbles. Pero donde he visto lograr los mayores y más rápidos avances es en las dinámicas de grupo de varios días de convivencia, y esto no lo puede hacer cualquiera.



Ahora bien, para que algo cambie necesitas cambiar tú primero. Si quieres que algo mejore, tienes que mejorar tú.


Si hablas en serio, si sabes que deseas este cambio, benefíciate de este sistema que te ofrezco. Una pequeña decisión que tomas ahora puede convertirse en un destino completamente diferente para ti. Tu cuerpo, tus relaciones, tus finanzas, la gestión de tus emociones o de tu tiempo, lograrás grandes cosas si trabajas conmigo.


Un progreso constante que vas a poder medir, que además es divertido y simple y que te llevará de donde estás ahora a donde quieres llegar. Este es el coaching de resultados que te propongo.


Espero que te animes a probarlo!


Vive con pasión y totalidad, y gracias por leerme.





INSTITUTO LEELA PARA EL CRECIMIENTO PERSONAL Y CORPORATIVO

 

 

Paseo de las Perdices, 73.

 

28707 Urb. Ciudalcampo.

Madrid

0034 622 631 807

  • LinkedIn
  • Instagram - White Circle
  • Facebook - White Circle