Cómo Evitar la Fuga de Talento

Actualizado: 13 de oct de 2019

En tiempos de plena revolución tecnológica muchas empresas tienen dificultades a la hora de encontrar profesionales con una formación que se adecúe a sus necesidades.



Foto de Ivan Gener

Reclutar, entrenar y capacitar al personal necesario para cubrir una determinada vacante en la empresa conlleva tiempo y esfuerzo. La curva de aprendizaje es un periodo tedioso tanto para el recién llegado, como para la empresa y los demás trabajadores relacionados. Por ello, la pérdida del capital humano complica la productividad de las empresas. El talento es un factor escaso que hay que saber buscar, captar y sobre todo retener.


Los empleados con mayores habilidades y talento van a recibir más y mejores propuestas y siempre habrá un mayor índice de rotación. Además empieza a ser muy habitual ver casos de excelentes trabajadores que se ven desbordados por un sistema de trabajo demandante y cada vez más estresante. Este nivel de estrés y ansiedad a menudo les hace tomarse una baja, una excedencia o incluso renunciar al puesto de trabajo para explorar sus opciones de crear un estilo de vida más saludable y flexible. Un alto porcentaje de estos trabajadores lo conseguirá, los mejores empleados tendrán éxito en esos proyectos y nunca regresarán a la empresa. Esta realidad ya está sucediendo pero va a ir aumentando con el paso del tiempo. Las empresas deberán hacer algo para evitarlo, para empezar pueden hacerse cargo del bienestar de esos empleados, lograr que su estilo de vida mejore sin que tengan que abandonar su puesto en la empresa.


Conservar el talento se ha convertido en uno de los mayores retos a los que debe enfrentarse un equipo directivo. Ejercer un buen liderazgo es fundamental hoy en día, para lograr que los intereses de la empresa y los de los trabajadores confluyan hacia un mismo fin.




La transparencia de la información, una comunicación efectiva y la competencia colectiva son elementos clave para lograr un ambiente de trabajo fluido y eficaz. Mantener a los trabajadores formados e informados, proponerles retos, reconocer sus méritos, darles visibilidad y crear espacios motivadores que fomenten el trabajo en equipo son las recomendaciones que hacemos desde el Instituto Leela para lograr un buen clima laboral. Por el contrario, un mal clima laboral crea desacuerdos, disputas y riñas entre compañeros, un ambiente nocivo que anima al talento a cambiar de escenario. También los escenarios poco estimulantes, rutinarios y repetitivos pueden producir la sensación de estancamiento o retroceso, algo que con toda seguridad va a ahuyentar al talento que queremos retener.



La gran asignatura pendiente para muchas organizaciones será fomentar la inversión en formación, talento local y liderazgo para evitar la fuga de talento.

Porque el dinero no lo es todo. Para resultar atractivas, las organizaciones deben trabajar en la cultura empresarial, es decir, deben de ser motivadoras, inspiradoras y crear pasión. Ya hemos visto la importancia de un buen clima laboral. A las personas les gusta crear lazos con sus compañeros, sentirse en familia y al mismo tiempo sentir que se desarrollan personal y profesionalmente. Aquí entra en juego el papel fundamental de la cultura corporativa, hoy en día hay otros beneficios además del sueldo empiezan a ser considerados por los que están mejor preparados. Los cursos de desarrollo personal y las actividades en grupo son estímulos que brindan motivación y seguridad a los empleados. De igual forma, tomar en cuenta sus sugerencias, fomentar la participación y promover una excelente cultura de comunicación, son factores que también influyen en la retención de empleados.


Foto de Ivan Gener

Las empresas no están solas en esta tarea de crear el ambiente ideal para sus trabajadores, conviene explorar la existencia de certificaciones como B Corp que promueve hacer frente a los desafíos sociales y el medio ambiente desde la empresa y la responsabilidad corporativa, y de otras empresas como el Instituto Leela, que están especializadas en coaching de equipos, meditación, comunicación y habilidades sociales. A este respecto, las empresas tienen también que empezar a mirar hacia dentro y ver a sus trabajadores como una parte de sus programas de responsabilidad social. Solo se puede mejorar la sociedad a través de mejorar a los individuos, y qué mejor que ofrecer la oportunidad de desarrollarse, crecer y mejorar la calidad de vida de aquellos individuos a los que directamente afectan y por los que se ven afectadas a diario.





INSTITUTO LEELA PARA EL CRECIMIENTO PERSONAL Y CORPORATIVO

 

 

Paseo de las Perdices, 73.

 

28707 Urb. Ciudalcampo.

Madrid

  • LinkedIn
  • Instagram - White Circle
  • Facebook - White Circle